Author Topic: Come, crece, patina  (Read 115 times)

ByeByeSochi

  • Al lío, al lío... snifando canela
  • ****
  • Posts: 336
  • Karma: 30
  • Summon The Heroes
Come, crece, patina
« on: January 02, 2019, 16:54:35 PM »


Come, crece, patina... es hora de hablar de imagen en patinaje artístico

Parafraseo el título del bestseller de Elizabeth Gilbert (“Come, reza, ama”), porque creo que resume las ideas clave de este acertado artículo de Yelena Knight. Siempre me ha parecido algo desafortunado el dicho popular «La llama que brilla el doble, se apaga antes» que pudiera describir la situación de las jóvenes patinadoras sobre las que hemos venido reflexionando en el foro y Yelena Knight explica también lo de «elevar la edad mínima» de las patinadoras junto a otras propuestas y testimonios que creo merece la pena leer, apoyar y transmitir. Casi una auténtica lista de buenos propósitos para año nuevo. Feliz nuevo comienzo a todos.



Abajo, en Spoiler, he añadido el contenido íntegro del artículo, del que resumo algunos puntos:

«Por qué es hora en patinaje de hablar
de su problema de imagen corporal»
por Yelena Knight, a 31 de diciembre de 2018.



«Los periodistas se alarman ante las afirmaciones de Gracie Gold sobre considerarse a sí misma con sobrepeso, declarar que no hay patinadores así y anunciar su retirada temporal para tratar sus problemas de salud mental y trastornos alimenticios».

«La ex patinadora estadounidense, Jenny Kirk, estima que el 85% de los patinadores han sufrido, o están sufriendo varias formas de desórdenes alimentarios. Julia Lipnitskaya, que ha abierto su propia escuela en Rusia, ha dicho que no se puede permanecer en el tamaño de una niña de 12 años para siempre».

«Bajo el actual sistema de puntuación, hemos visto desplomarse la edad media de los campeones en la escena internacional, ya que ahora las reglas animan a tomar mayores riesgos con los elementos. Si un patinador pierde la elevación en sus saltos, el primer instinto de un entrenador es impulsar la pérdida de peso, en lugar de abordar la fuerza o la técnica».

«Comentaristas y otros entrenadores dentro del deporte hablan con frecuencia sobre el físico de los patinadores como si fuera otro elemento del programa. No es raro escuchar a entrenadores sugerir que los patinadores deben "perder 8-10 libras" con el fin de lograr mejores resultados. Sigue siendo difícil para los entrenadores, y las federaciones, intervenir y abordar la alimentación desordenada cuando los resultados son buenos, a pesar del hecho de que acorta las carreras de los competidores en los niveles más altos».

«"En lugar de sacar a un patinador de un campeonato porque están lesionados o porque necesitan ayuda seria por sufrir un desorden alimenticio, la mayoría de los entrenadores y funcionarios de la Federación prefieren empujar a un patinador a competir que arriesgarse a perder un medalla "».

«Las federaciones deben encarar esta cuestión, y abordarla, proporcionando capacitación a los entrenadores y a los atletas, ofreciendo formación en la comprensión de los cambios de las normas en el deporte. Las federaciones necesitan ejercer presión sobre la ISU para elevar la edad mínima de los patinadores, con un enfoque en las mujeres, por lo que la presión para permanecer en la talla de los 12 años de edad sea retirada, y las atletas puedan sentirse cómodas abrazando su feminidad. Nosotros en la comunidad de patinaje más amplia necesitamos apoyarlos, y abogar por el cambio dentro del deporte. Tal vez entonces, podremos apreciar que se puede ser campeón/a teniendo un biotipo diferente».




Spoiler for desplegar para leer el contenido íntegro traducido:

«El problema de la imagen corporal en el patinaje artístico»

»Por qué es hora en patinaje de hablar de su problema de imagen corporal.
Por Yelena Knight, a 31 de diciembre de 2018.


»“No se ven a menudo — no hay muchos — simplemente no hay patinadores con sobrepeso por una razón”. Cuando Gracie Gold, la cabeza visible del patinaje artístico de Estados Unidos, hizo esta cándida afirmación frente a un montón de reporteros después de su decepcionante Skate America, muchos de los reporteros quedaron confundidos, incluso alarmados, de que Gold se veía a sí misma como una patinadora con sobrepeso. Gold anunció más tarde que iba a abandonar la temporada olímpica para buscar tratamiento por problemas de salud mental, incluyendo un trastorno de la alimentación.

»Gold compartió abiertamente sus luchas a nivel mundial. Realmente esto no es algo que haya sucedido antes en el patinaje de élite. A los patinadores de patinaje artístico se les ve como a la realeza del hielo, reciben entrenamiento sobre medios de comunicación desde una edad temprana para responder adecuadamente a las preguntas de una manera vaga, pero amable. La honestidad de Gold levantó el velo de un tema que ha plagado silenciosamente el deporte durante muchos años. Si bien no hay estadísticas claras sobre los trastornos alimentarios en el patinaje artístico, la ex patinadora estadounidense Jenny Kirk estima que el 85% de los patinadores han sufrido, o están sufriendo varias formas de desórdenes alimentarios.

»El patinaje artístico es objetivamente un deporte bonito que atrae a muchas niñas pequeñas que quieren ser un día esas princesas de hielo que admiran en los principales eventos, volando sin esfuerzo a través del aire en elaborados vestidos brillantes. No hay duda de que el patinaje artístico evoca el asombro incluso en la persona más hastiada — hay simplemente algo especial, y tan cautivador, sobre el deporte que combina sin esfuerzo atletismo y arte. A pesar de las controversias en torno a los sobornos de jueces, las temidas lesiones y la política, el patinaje artístico sigue siendo uno de los deportes más populares de los Juegos Olímpicos de invierno. Lo que la gente ve en sus pantallas de televisión cada cuatro años es una imagen de años de trabajo duro, y a menudo años de presión sobre la imagen corporal.

»No conozco a ningún patinador que no piense en su peso. Cuando estaba en la cima de mi carrera competitiva, comía una vez al día después de entrenar durante horas. A menudo estaba exhausta e irritada, pero mi foco era alcanzar el cuerpo fibroso que vemos en aquellos que adornan el escenario mundial. Hay un elemento de necesidad aquí; para fines atléticos, con el fin de rotar triples y quads completos, los patinadores tienen que estar increíblemente en forma y ágiles. A nivel estético, representar una fantasía en el hielo es un requisito silencioso y los patinadores necesitan encajar a la perfección – literalmente lo llamamos Packaging – en los artistas preparados que todos quieren ser. Mientras cada atleta en este deporte tiene su versión de ello, todo encaja en una categoría muy similar de perfección.

»Pero, ¿cuándo se convierte en demasiada perfección? ¿Dónde dibujamos la línea de la delgadez necesaria para actuar, y la de delgadez por pura vanidad? Además de todo esto, ¿por qué no estamos hablando más de trastornos alimentarios en el mundo del patinaje?

»El patinaje artístico encaja en su propia burbuja. El deporte carece de accesibilidad debido a la complejidad de sus reglas y a la larga temporada de patinaje. Los no patinadores lo tienen complicado para seguirlo año tras año. Los competidores en la cima del deporte se muestran esquivos donde ésos fuera del hielo sólo atisban un pequeño vistazo a su mundo – un mundo que es difícil de entender para aquellos incluso dentro del sistema. En esta perfecta burbuja de color de rosa, los patinadores no suelen ser alentados a hablar sobre los problemas que enfrentan, ya que podría afectar a su imagen general con los jueces y su Federación – que son responsables de proporcionar fondos. El hablar en voz alta admite la humanidad, si no la vulnerabilidad, que nadie desea ver en patinaje. Sin embargo, gracias a las redes sociales, muchos patinadores están utilizando sus propios canales para arrojar luz a la presión que enfrentan como atletas.

»Julia Lipnitskaya, marcada como la predilecta de los Juegos Olímpicos de Sochi, quien obtuvo una importante atención por su interpretación de ‘La lista de Schindler’, dio un paso adelante para anunciar su retirada del patinaje debido a un desorden alimenticio. Lipnitskaya, que ha puesto en marcha su propia escuela de patinaje en Rusia, ha dicho que no puede permanecer del tamaño de una niña de 12 años para siempre. Este comentario arroja luz sobre la cuestión general que rodea los trastornos alimenticios no sólo en el patinaje artístico, sino en la gimnasia, y otros deportes estéticos.

»Los requisitos técnicos del patinaje artístico favorecen la complexión de niño pequeño para completar los giros en el aire. El actual sistema de evaluación opera en una premisa de mayor riesgo, mayor recompensa, que anima a los jóvenes atletas a intentar elementos que, a menudo, sus cuerpos no pueden manejar. Bajo este sistema de puntuación, hemos visto desplomarse la edad media de los campeones en la escena internacional, ya que las reglas animan ahora a tomar mayores riesgos con los elementos. Una vez que una mujer alcanza la post-pubertad, se vuelve un reto mayor completar los elementos difíciles, ya que sus cuerpos son cada vez más propensos a tener más grasa y retener más agua. Las atletas femeninas en deportes estéticos a menudo se hallan en una carrera contra el tiempo y su naturaleza para retener su forma pre-púber después de que estos cambios corporales ocurran. Si un patinador pierde la elevación en sus saltos, el primer instinto de un entrenador es estimular la pérdida de peso, en lugar de abordar la fuerza o la técnica. Incluso si estas atletas femeninas son capaces de completar los requisitos técnicos exigentes, muchas veces, los jueces encontrarán algo "erróneo" en su apariencia general y deducirán puntos de la puntuación en gran parte subjetiva de los componentes del programa. Anticuado como pueda parecer, los evaluadores todavía están buscando un cierto look para sus patinadoras femeninas (en particular), y utilizan el sistema de puntuación para impulsar esta agenda.

»Dentro de las pistas, los entrenadores, los padres y otros impulsarán a los atletas a mostrar una determinada apariencia. Cuando competía, se me decía con frecuencia por parte de entrenadores y jueces que debería centrarme en "hacer mis piernas más delgadas". Recuerdo a los seis años, agarrarme mis muslos, deseando que se encogieran. Ahora, veinte años después, todavía me cuesta que me guste cómo se ven mis muslos. Comentaristas y otros entrenadores dentro del deporte hablan con frecuencia sobre el físico de los patinadores como si fuera otro elemento del programa. No es raro escuchar a entrenadores sugerir que los patinadores deben "perder 8-10 libras" con el fin de lograr mejores resultados.

»Los comentarios sobre los cuerpos de atletas femeninos en el deporte tienen un impacto dramático sobre las expectativas competitivas y animan a los atletas a seguir encajándose en una caja limitada que no es representativa de la vasta diversidad de cuerpos en el mundo. Sigue siendo difícil para los entrenadores, y las federaciones, intervenir y abordar una alimentación desordenada cuando los resultados son buenos, a pesar del hecho de que acorta las carreras de los competidores en los niveles más altos. Los trastornos alimenticios reducen la fuerza muscular y la resistencia, que son cruciales para el éxito en el deporte. A medida que los atletas envejecen, deben reducir continuamente su ingesta calórica para contrarrestar la progresión natural de la naturaleza en sus cuerpos, lo que los empuja a seguir en patrones alimentarios desordenados.

»Normalmente, después de muchos años de lidiar con la comida desordenada, los patinadores buscan ayuda. Jennifer Kirk afirma este sentimiento en una entrevista de 2010.

»"En lugar de sacar a un patinador de un campeonato porque están lesionados o porque necesitan ayuda seria por sufrir un desorden alimenticio, la mayoría de los entrenadores y funcionarios de la Federación prefieren empujar a un patinador a competir que arriesgarse a perder un medalla ".

»La canadiense Gabrielle Daleman, medallista de bronce mundial en 2017 y dos veces olímpica, ha optado por dejar de patinar un tiempo en la actual temporada 2018-2019 para centrarse en su salud mental. Antes de las Olimpiadas 2018, Daleman habló sobre cómo la gente comentaría sobre su cuerpo. "Siempre fui demasiado musculosa o demasiado gorda, así que hubo momentos en los que no comía, o cuando comía, anotaba las calorías, luego quemaba eso y luego el doble. Pero así es la vida".

»La mentalidad alrededor del cuerpo en el patinaje artístico, especialmente cuando se usan vestidos cortos, hace que las patinadoras recurran a medidas extremas para lograr el cuerpo que sus entrenadores, su Federación, jueces y los aficionados quieren ver. Gracie Gold solía ir a una sauna para ayudar a lograr su físico. El patinador masculino Johnny Weir admitió en una entrevista 2006 que simplemente "no comía tanto como un atleta debiera". Los comentarios en vídeos de YouTube, las plataformas de redes sociales afectan a los patinadores y actúan como un catalizador adicional para la alimentación desordenada.

»Estos extremos no se detienen en el cuerpo, y a menudo se extienden a la apariencia general de un patinador, que llamamos envasado. Los terceros, como los entrenadores, y a veces los jefes de la Federación, tienen algo que decir sobre cómo te presentas en el hielo; desde el color del pelo, traje, hasta tu presencia en los medios, que contribuyen a la presión para controlar lo que un patinador puede, que conduce al desarrollo de desordenes alimenticios. Esto mezclado con la "fábrica de imagen y el politiqueo" (politiking -literal-) dentro del patinaje artístico, donde los patinadores están luchando por patrocinios y la atención general y encajando en la caja pre-establecida; es el camino por el cual los patinadores tienden a ir, incluso si conduce a luchas mentales de por vida con su autoestima, trastornos alimentarios y otros problemas mentales más adelante en su vida. El patinaje artístico es un deporte riguroso, cubierto excelentemente en pedrería, sonrisas bonitas e historias conmovedoras. Las federaciones nacionales e internacionales trabajan incansablemente para mantener un paquete saludable de deporte, como alternativa a otros deportes más abiertamente violentos. Hay un elemento de debida diligencia que estas federaciones no sólo no están ejerciendo, sino que no abordan la cuestión. El estigma en torno a la salud mental sigue siendo fuerte, y es aún más fuerte en el deporte.

»Desafortunadamente, no hay una manera sencilla de resolver este problema sistemático en el patinaje artístico, y otros deportes como éste, cuando se trata de un tema inmensamente, profundamente, cultural. Muchas veces, los patinadores terminan dejando el deporte para moverse en mejores cosas, simplemente porque la presión es demasiada. Aunque había muchas razones que condujeron a mi "jubilación" de patinaje, el mayor problema fue que estaba cansada de tratar de encajar en una caja que no estaba hecha para encajar.

»Las federaciones deben encarar esta cuestión, y abordarla, proporcionando capacitación a los entrenadores y a los atletas, ofreciendo formación en la comprensión de los cambios de las normas en el deporte. Las federaciones necesitan ejercer presión sobre la ISU para elevar la edad mínima de los patinadores, con un enfoque en las mujeres, por lo que la presión para permanecer en la talla de los 12 años de edad sea retirada, y las atletas puedan sentirse cómodas abrazando su feminidad.

»Con estos patinadores que se adelantan valientemente para arrojar luz sobre problemas dolorosos y desafiantes, nosotros en la comunidad de patinaje más amplia necesitamos apoyarlos, y abogar por el cambio dentro del deporte. Tal vez entonces, podemos apreciar que se puede ser campeón/a, mientras se tiene un tipo de cuerpo diferente.


Cramer

  • Obseso del patineo en estado absoluto
  • ******
  • Posts: 1137
  • Karma: 70
  • Gender: Male
  • Awards Bronce femenino predicciones 17/18 Plata plata predicciones 17/18 Plata danza predicciones 17/18 Chocolate General predicciones 17/18 Oro categoría danza 16/17
Re: Come, crece, patina
« Reply #1 on: January 03, 2019, 01:27:51 AM »
Nice job ByeBye  :ok:

Y totalmente de acuerdo con lo que dice Yelena Knight que es más o menos lo que se ha comentado muchas veces en el Foro pero ella como más profesional aunque en el fondo lo mismo, la base del replicantismo, el abuso físico y mental al que se somete a numerosas niñas disponibles dotadas para el patinaje y que no les importa ni a ellas, ni a sus familias, ni a la federaciones, sobre todo a una, ni a la ISU, sacrificar sus infancias por conseguir el éxito rápido a base de un entrenamiento severo y una alimentación raquítica que tenga a las crías a un paso del hambre, retrasando el cambio hormonal todo lo que se pueda, que es increíble ver a niñas de 14 años con esos cuerpitos infantiles como si tuvieran ocho, para luego, cuando maduran, explotar en forma de lesiones, anorexias, desórdenes mentales, caídas en picado de sus rendimientos, autoestima por los suelos, normal, si las niñas son entrenadas bajo el látigo de trabajos forzados llegando a su plenitud cuando todavía están verdes porque sus cuerpitos infantiles se lo permiten y seguidamente, en un par de años, sus cuerpos dicen basta porque a la naturaleza no se la puede engañar tanto pues claro está que llegan las depresiones, cosa que por otra parte a mí no me da ninguna pena porque ellas, que están bien adiestradas para no pensar ni sentir nada, y sus familias que buscan la manera fácil de colocarlas en un deporte que les dé salida a sus vidas antes de tiempo se lo han buscado, que por una medalla dejan a sus hijas que las maltraten de esa manera, pues no me extraña que cuando se hacen mayores acaben las chicas destartaladas, que no es otra cosa que lo que le ha pasado a Lipnitskaia (además de otras muchas) y está pasando actualmente con Zagitova y Medvedeva que ya, a estas alturas de sus carreras, ahora que empiezan ellas a ser mujeres, están ambas, porque les toca el turno y les pilla el toro, empujadas por niñas que han mamado lo mismo que ellas, a buscar irremediablemente alguna puerta que ponga "Salida".

Afortunadamente esto pasa realmente con poquitas patinadoras, aunque desafortunadamente con las mejores y que vienen de un mismo país, porque yo que me pego todos los grandes prixes juniors donde en cada evento participan más de 30 niñas entre 13 y 19 años y que la gran mayoría, yo creo que más del 90%, las patinadoras presentan unos cuerpos sanos y normales a esas edades, veo una americana, otra japonesa, una mexicana, otra española, una australiana, otra coreana y cuando las ves pues no siento nada especial porque tienen una presencia ajustada con la edad pero es que llega la rusa de turno y digo ups, pero qué es esto?? Incluso participando con el resto de las juniors las comparas y parecen como niñas enfermizas que apenas levantan un palmo del hielo, con rostros aniñados, sin ninguna forma corporal, una cosa que sí canta enseguida a la vista, eso sí, comienzan a patinar y a saltar y vamos, les saca 30 puntos a la segunda...

No creo que esto tenga fácil solución porque para un deporte donde prima la parte estética, tanto como la técnica, ver a esas niñas travestidas de mujeres ganar medallas no debe ser el camino por el que ahora tenga que transitar esta categoría y que si nadie lo remedia en poco tiempo vamos a terminar los aficionados hasta las orejas de comer tanta compota.

Isabel Racero

  • Obseso del patineo en estado absoluto
  • ******
  • Posts: 1145
  • Karma: 6
  • Ingeniero Químico
Re: Come, crece, patina
« Reply #2 on: January 09, 2019, 17:29:17 PM »
Voy a seguir sin entender cómo deportistas de élite, en este caso los patinadores, cuya jornada laboral es hacer ejercicio durante al menos 8 horas, tienen que cuidar su alimentación de forma tan extrema, con tal de conseguir un peso pluma.... pero no se supone que se hace deporte para comer de todo? No digo que no se cuiden, pero hasta tal punto de tener siempre un cuerpo de 12 años? Eso es que es imposible, es ir contra natura.

Debería castigarse duramente el permitir que un menor de edad deje de comer o imponerle una dieta extrema para que no se pase de peso, o inflarles a pastillas o cualquier medicamento milagroso, con tal de que vuelen en el hielo. ¿Y quién tiene la culpa de que pasen estas cosas? ¿De las Federaciones? ¿De los entrenadores? ¿De los jueces? ¿Incluso de los propios padres  que permiten que sus hijos o hijas pasen hambre con tal de verlos luego triunfando y poder así presumir delante de los amigos? Pues todos tendrán su parte de culpa.